Artículos

Historia reciente de los liderazgos presidenciales en Chile y los dilemas ciudadanos del presente

 

Héctor VERA V.  Periodista. Dr. en Comunicación Social.

Universidad de Santiago de Chile

 Al recorrer los momentos  en que los chilenos han debido optar por elegir un Presidente de la República, podríamos encontrar una conexión entre lo que buscan o desean los electores y  el  estilo de liderazgo que ofrecen los postulantes a la presidencia. Y al final del camino estaríamos en condiciones de comprender en qué encrucijada, con qué tipo de liderazgos, se encontrarán los ciudadanos en estas  elecciones presidenciales del 2017.

Esta historia reciente no se puede explicar si no partimos por recordar la Dictadura militar, (1973-1990), aunque esta se impuso, por la fuerza de las armas y de la policía,  durante 17 años.

Pinochet: El autoritarismo máximo

Augusto Pinochet Ugarte, fue el símbolo máximo del estilo autoritario. Buscaba imponerse por el miedo y la represión. Se ufanaba del total control de lo que ocurría en el país: “no se mueve una hoja sin que yo lo sepa “. Constantemente Pinochet y su aparato político- policial de la DINA y la CNI, recurría a su enorme capacidad de castigo  para asentar su legitimidad. El poder del dictador se fundaba, qué duda cabe, en el miedo sistemático  y en un discurso  que  sostenía que los uniformados  garantizaban “ la seguridad nacional que necesitaba el país”, ante la amenaza de caos que portaban sus enemigos . Su  camino fue el de una “democracia protegida”, donde los” enemigos  de la patria debían ser eliminados, desaparecidos, exiliados, despreciados, censuados…perseguidos.

Después  que el propio dictador estimó que tenía el apoyo popular suficiente, llamó al Plebiscito que – sorpresivamente – le dijo No al dictador, ( 5, octubre 1988). Este es el hito político más importante para la sociedad chilena. Cuando tuvo la oportunidad le dijo no al totalitarismo político de la dictadura y sí a la democracia.

Posterior al Plebiscito se organizó la primera elección presidencial post-dictadura. La derecha presentó como candidato a Presidente a Hernán BUCHI BUC , que fuera un  temprano colaborador de la dictadura (1975) , impulsó las AFP y llegó a ser Ministro de Hacienda de Pinochet. Fue elegido por la UDI y RN , con el apoyo explícito del dictador,  el candidato a la Presidencia  para continuar el legado militar (1989) .

Aylwin vs Buchi

El  discurso  de Buchi, resaltaba su directo compromiso con Pinochet. La propaganda lo mostraba como un  experto económico, que tenía la clave del crecimiento lo  que  le daba  seguridad al país , de manera que  nada de lo bueno logrado se perdería. “Buchi es el hombre”,  fue el lema de la campaña.  Fue presentado como el hombre que había superado la contradicción vital  y sus dudas para dirigir el país, y después de estar en el desierto, volvía con la revelación necesaria para ser el  Presidente de Chile.

Patricio Aylwin Azócar, un destacado y viejo  militante de la Democracia Cristiana fue el candidato de la coalición de partidos que postulaba la ruptura con la dictadura y el camino a la democracia. El candidato de la Concertación, en la lógica de la derecha, representaba  todos los miedos asociados a  las libertades democráticas, era mostrado como el agente del caos total, la vuelta al desorden de la Unidad Popular.

Sin embargo, a pesar de la potente propaganda de los nostálgicos de la dictadura y de su campaña basada en atemorizar la población, se impuso AYLWIN con un 55,2% de los votos, BUCHI obtuvo un 29,4% y el empresario de la Unión de Centro Centro, Francisco Javier ERRAZURIZ obtuvo 15,4% .

La derecha, con un claro discurso economicista y autoritario, dividida en dos candidatos, fue ampliamente derrotada. Se impuso ampliamente el discurso  y el estilo de Patricio Aylwin Azocar como un político y una persona moderada que reistalaría  las instituciones democráticas mediante el diálogo y la unión de los chilenos.

Por primera vez en Chile, después de la dura experiencia represiva que sufrió la gran parte de la población, con el Presidente Aylwin, se pasaba de un liderazgo dictatorial-totalitario, a un liderazgo, donde el signo dominante era el diálogo, la negociación, la búsqueda de la unidad  y la desaparición de los “enemigos” del vocabulario político.

El discreto estilo de Eduardo Frei Ruiz Tagle

Después de los cuatro años del gobierno de Patricio Aylwin, logra la presidencia Eduardo Frei Ruiz-Tagle, luego de ganar en una primaria a Ricardo Lagos Escobar el 23/mayo 1993 con un 64% .

El principal contendor de Frei,  fue el candidato de la derecha, Arturo Alessandri Besa,  abanderado de la  Unión por el Progreso de Chile, con el slogan: “Chile quiere más”. Obtuvo un 24,41% de los votos, mientras que Frei un 57%.

El discurso público del ganador fue que se trataba de un político  moderado, hijo de Eduardo Frei Montalva que fuera  Presidente antes  del  golpe de Estado militar. Su lema fue: “Frei para los nuevos tiempos “. La imagen pública de Frei estaba asociada  a un empresario de la Concertación que daba garantías de gobernabilidad y estabilidad.  El signo del liderazgo de Frei está marcado por su centralismo político  y por su cercanía con los empresarios.

La personalidad del candidato y del Presidente Frei Ruiz Tagle   – como se vio a lo largo de su gobierno – tuvo un signo o estilo de conducción discreto. Eduardo Frei, gobernó con un estilo de baja agresividad  para sus opositores, pero también de poca empatía popular. Mantuvo  un perfil personal poco glamoroso, más bien opaco, refugiado en la institucionalidad y en la estabilidad económica y social.

El fuerte liderazgo de Lagos frente a Lavín

Fue elegido Presidente de Chile Ricardo LAGOS ESCOBAR, que claramente destaca por su liderazgo fuerte, sus afirmaciones certeras, su conocimiento profundo del país, de sus problemas y de sus soluciones.

Una vez en el gobierno  se hizo apoyar por los expertos, por los especialistas en diversas materias y dejó, en muchos chilenos, la sensación que se trataba de una persona que sabía gobernar, negociar e imponer el orden que se necesitaba. Este rasgo autoritario de LAGOS,  puede explicar, junto con algunas medidas de privatización, el alto reconocimiento  que ha encontrado entre los  empresarios que llegaron a decir que lo amaban y los elogios de los dirigentes de la derecha que no terminan de reconocerle su aporte económico.

Bachelet vs Piñera

El año 2005 y 2006 viene la nueva elección presidencial y se enfrentan, en segunda vuelta, Sebastián PIÑERA ECHEÑIQUE, que obtiene 46.50% de los votos como abanderado de la derecha, desplazando de la carrera por el poder a Joaquín LAVIN .

Por su parte la candidata  Michelle BACHELET JERIA  de la Concertación ,  obtiene un 53.50% con su slogan “Bachelet + para Chile “, habiendo dejando fuera de competencia interna  a la demócrata cristiana Soledad Alvear.  Se confrontaron  en esta elección el estilo del hombre que hace cosas, el  ingeniero comercial y empresario exitoso de un lado,  frente al estilo  de una mujer médico que había sufrido la muerte de su padre en manos de la dictadura.

El liderazgo de la primera mujer presidenta

De esta manera, el liderazgo fuerte de Lagos fue cambiado por por el de la Presidenta Michelle BACHELET, cuyo estilo está  ligado a una persona que acoge, que escucha… que no es agresiva con sus adversarios  y que es capaz de llevar adelante sus ideas.  Ser la primera mujer presidenta de Chile, no deja de ser un fenómeno relevante incluso a nivel latinoamericano. Es la hermana, la hija, la mamá…. que llega a La Moneda porque logra tener la confianza de la mayoría de los chilenos y chilenas.

Terminado el primer gobierno de Michelle Bachelet, se da la elección presidencial en 2009-2010. En segunda vuelta presidencial, Eduardo FREI RUIZ TAGLE ,abanderado de una desgastada Concertación obtiene 48,39 %. El representante  de la Alianza por Chile, Sebastian PIÑERA ECHEÑIQUE. , obtiene un 51.61% y es elegido Presidente de la República. Es el primer Presidente de derecha, en el siglo XXI,  que llega a ser Jefe de Estado en Chile . Piñera es elegido bajo el lema que hará un gobierno eficiente, que realizará cambios que no supieron hacer los gobiernos de la Concertación y que su éxito económico personal le posibilitará a Chile tener también éxito.

Piñera y el gobierno de excelencia

Una vez en el gobierno, Piñera se hace rodear de expertos en economía desplazando a los políticos. Se autodenomina como el gobierno de excelencia, “el  mejor gobierno de la historia”  y nombra un gabinete lleno de expertos-empresarios que desconocen la función pública.

Muchos presupuestos  fiscales no lograron  ejecutarse en los tiempos legales. Varios de sus colaboradores y el mismo,   tienen aún hoy serios  problemas con la justicia o con la ética  por conflictos de interés, cohecho y corrupción.

Terminado el gobierno de Piñera, se realizan las elecciones Presidenciales el 2014. Esta vez pasan a segunda vuelta dos mujeres, ambas hijas de generales de la aviación pero con convicciones, historias y propuestas políticas totalmente opuestas.

Bachelet vs Matthei

Se produce en el 2014,  la vuelta de Michelle Bachelet a la Presidencia de la República. (Diciembre 2014)

Este nuevo  triunfo de una mujer del Partido Socialista,  que fue detenida, exiliada, pero que también es médico y fue ministro de Lagos, da testimonio que los ciudadanos chilenos  vuelven a optar por un liderazgo no autoritario y femenino, frente a otra mujer Evelyn Matthei,  que expresamente le gustaba mostrarse como experta  en economía , de rasgos  de personalidad severos  basados en la disciplina y  continuadora de la línea autoritaria de la UDI y del pinochetismo.

La ciudadanía prefirió en el año 2014 y ampliamente, con un 62.17% el liderazgo moderado y acogedor de Bachelet al liderazgo autoritario y “experto” de Mathei, que solo obtuvo en segunda vuelta un 37.83% de los votos.

Dilemas de la segunda vuelta presidencial 2017

Realizado el recorrido histórico de los dilemas ciudadanos de las segundas vueltas presidenciales, se pueden encontrar algunos indicadores de cómo fluctúan las preferencias electorales y los tipos de liderazgo asociados al pensamiento y al deseo de los ciudadanos chilenos.

De ocurrir lo que anuncia la mayoría de las encuestas actuales (2017), de nuevo los chilenos, en segunda vuelta presidencial, estarán enfrentados a la alternativa de seguir los cambios sociales de Bachelet o reforzar el diseño económico neoliberal, hacer cambios sustantivos a la Constitución o seguir con la institucionalidad actual.

Los dos estilos opuestos de liderazgo

En términos de candidatos se enfrentan dos estilos muy diferentes: uno  de centro-derecha cercano al autoritarismo o al poder de los expertos y el otro de centro izquierda, con un liderazgo dialogante, que busca afirmarse en los acuerdos y en la participación ciudadana.

La centro derecha- como todos sabemos-  vuelve con el empresario Sebastían PIÑERA ECHEÑIQUE que nos promete crecimiento, orden y estabilidad y con el discurso que deben controlarse las excesivas expectativas sociales.  Para tener éxito, el candidato está apoyado por los partidos de Chile Vamos y por expertos que saben de economía y de negocios. El conocimiento que los ciudadanos ya tienen del estilo de Piñera, ahorra nuevos comentarios.

La centro izquierda, por su parte, lleva de candidato Presidencial a Alejandro GUILLIER ALVAREZ, que tiene un estilo no confrontacional.   Actualmente busca un programa común con la candidatura de Carolina Goic y con Beatriz Sánchez.  Intenta conciliar el mundo político y  el ciudadano apuntando al  diálogo por sobre la imposición.   A sus adversarios les encanta representar esta cualidad dialogante de Guillier como  la de una persona ambigua, débil y contradictoria.

El estilo moderado de Guillier, corresponde al de un profesional que entiende que las cosas no son en blanco y negro y que las ideas y los problemas políticos pueden evolucionar, lo que requiere de flexibilidad y de diálogo efectivo.

En síntesis, el dilema de cuál de los dos tipos de liderazgos  adoptar para los ciudadanos  chilenos para estas  elecciones presidenciales del  2017,   no es tan distinto  a lo que se ha estado verificando en las otras seis elecciones presidenciales de la post-dictadura.

Veremos, una vez más, si el electorado chileno, en el mes de diciembre 2017, va a preferir el estilo controlador-gestionador, de un empresario que pertenece a la centro derecha o escogerá el estilo dialogante participativo de un periodista que pertenece a la centro izquierda.

En el plano de las opciones políticas el electorado deberá optar por tener una economía de crecimiento (Piñera) o lograr una economía con desarrollo social  (Guillier). En el plano del tipo de convivencia  los ciudadanos chilenos deberán elegir entre un modo restriguido y normativo  de entender la familia o el  aborto (Piñera) o un modo amplio y liberal de hacerlo (Guillier)

Hasta aquí la historia política chilena repite las alternativas y los estilos tradicionales de liderazgo que van del polo autoritario al dialogante.

Sin embargo, lo más específico de la contienda que se dará en segunda vuelta este año 2017, es que,  por primera vez, se confrontan por la máxima magistratura del país, de un lado   el Patrón o empresario Piñera, dueño de Chile Visión, ex Presidente de la República  y del otro lado, el joven que estudió en un liceo público,  el Empleado o periodista Guillier que hoy es Senador por Antofagasta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s