Artículos

Frente Amplio: la ola electoral que la clase política no vio venir

Pablo Valenzuela – Centro de Estudios de la Actualidad Nacional (CEAN) Universidad de Santiago de Chile.

No cabe duda que el gran triunfador de las pasadas elecciones fue el Frente Amplio. Con el 12,9% de los escaños en la Cámara baja, equivalente a 20 diputados, y un 16,5% de los votos en las elecciones legislativas, equivalente a 989.353 personas, se transforman en la tercera fuerza política del país. De paso, hacen volar por los aires la estructura binominal de la política chilena, algo previsible en vista del cambio al sistema electoral y necesario para airear los salones del Congreso.

¿Por qué nadie fue capaz de anticipar semejante éxito? Ni en las previsiones más optimistas era posible ver que el FA llegaría a 20 diputados, aun cuando sí era posible prever una baja en el contingente legislativo de lo que hoy es la Nueva Mayoría, debido a la división en dos listas. Por ejemplo, la plataforma 3/5 pronosticaba en septiembre que el Frente Amplio llegaría a 4 diputados con un máximo de 14. Otras simulaciones hechas con base en las elecciones legislativas de 2013 o en las elecciones municipales de 2016 permitían augurar 4 a 6 diputados del Frente Amplio.

Hay varios elementos que añadieron incertidumbre a este proceso electoral, con los cuales las encuestadoras y los pronósticos se vieron superados. El primero de ellos es el sistema electoral. Las simulaciones electorales incorporan como fuente primaria a sus pronósticos otras elecciones de naturaleza similar para aproximarse a un posible resultado, pero la elección del pasado domingo fue inédita. Es más difícil también incorporar a una simulación el cambio de los incentivos hacia los votantes. Cabe la posibilidad que con un sistema electoral para las elecciones legislativas con umbrales más bajos para ganar un escaño (como el estrenado en esta elección), los votantes del Frente Amplio tuvieran un incentivo extra para votar por sus candidatos.

Además, hubo un mayor contingente de candidatos que en elecciones anteriores: 168 en total. De este modo, el Frente Amplio se convirtió también en la tercera fuerza en cuanto a efectividad electoral, eligiendo el 11,9% de sus candidatos, siendo superados por La Fuerza de la Mayoría (que eligió el 24,5% de sus candidatos) y Chile Vamos (que eligió el 40,1% de sus candidatos). El Frente Amplio superó también a la coalición Convergencia Democrática, que eligió 14 diputados de la Democracia Cristiana, un 11,5% de los 121 candidatos que presentó ese pacto.

La fuerza electoral de la candidata presidencial Beatriz Sánchez, que las encuestas subestimaron, y la capacidad particular de algunos candidatos para convocar votantes, como el caso de Giorgio Jackson, Vlado Mirosevic, Miguel Crispi, Pamela Jiles, Tomás Hirsh y Gabriel Boric, también permite explica la irrupción del Frente Amplio en la arena electoral.

El problema de predicción electoral de las encuestas es un factor a considerar, toda vez que llevó a que la capacidad de movilización de Beatriz Sánchez fuese persistentemente subestimada. Se ha dicho que las encuestas han sido manipuladas para generar un clima de opinión falso entre la ciudadanía y los medios de comunicación, dando la sensación incluso que era posible que Sebastián Piñera ganase en primera vuelta. Esto lo hicieron también algunos analistas que después rápidamente se desdijeron. Mi hipótesis es menos conspirativa: las encuestas están errando su metodología de predicción electoral pues no han incorporado al diseño de los estudios los mecanismos adecuados para estimar al votante probable. En el caso de Beatriz Sánchez cabe la posibilidad que, en las muestras de votante probable, por pequeñas que llegaban a ser (en torno a 600 casos), se perdiera una gran precisión y no se llegara a los potenciales electores que fueron movilizados por la candidata del Frente Amplio. Además, dado el clima de opinión que se fue generando en torno a que Piñera estaría muy cerca del 50% de los votos, es probable también que muchos votantes de Beatriz Sánchez no explicitaran su preferencia en las encuestas, pero sí lo hicieran frente al voto el día de la elección. La explicación a la subestimación es Beatriz Sánchez en las encuestas seguramente recae, al menos parcialmente, en estas dos variables.

Es fundamental una investigación detallada y, en lo posible, independiente, para restaurar la credibilidad dañada de las encuestas. Y es, al mismo tiempo, esencial que todas encuestadoras empiecen a adoptar los más altos estándares internacionales en cuanto a transparencia y metodología, especialmente los recomendados por WAPOR (la asociación mundial de investigación en opinión pública) y los aún más exigentes de la AAPOR (asociación estadounidense de investigación en opinión pública).

Pero quizás haya elementos que no recaen necesariamente en los números y tienen que ver más con la manera en la que los actores políticos, medios de comunicación y observadores en general interpretan la política. En primer lugar, me parece importante la concepción binominal de la política. Muchas discusiones públicas en medios de comunicación o redes sociales se enfocaban en lo que podría ocurrir entre los herederos de los dos grandes bloques que dominaron la política en Chile desde el retorno a la democracia: Fuerza de Mayoría + Democracia Cristiana y Chile Vamos. Poco o nada de atención se puso en el Frente Amplio, es más, pues no son pocos los que consideraron al Frente Amplio una especie de “Juntos Podemos” renovado, la coalición de izquierda extraparlamentaria que se presentó a las elecciones de 2005 con Tomás Hirsh y 2009 con Jorge Arrate. Fueron incapaces de leer no sólo el contexto institucional, con un nuevo sistema electoral mediante, sino que además no captaron los cambios que han ido ocurriendo en la cultura política chilena en los últimos años: enorme desconfianza en las instituciones de la democracia, caída de la satisfacción con la democracia, una brecha creciente entre la clase política tradicional y la sociedad civil y una percepción que la democracia no está resolviendo los problemas sociales. El Frente Amplio, en cambio, vio allí sus posibilidades políticas.

En segundo lugar, pareciera que hubo un menosprecio constante (y en algunos sectores lo sigue habiendo) hacia el trabajo del Frente Amplio, hacia su despliegue territorial, su construcción de orgánica y su discusión programática. No parecía posible ni tolerable, que un grupo de universitarios egresados hace pocos años, irrumpiera en el sistema de partidos y reclamara los espacios de poder que los partidos tradicionales fueron incapaces de abrir… y más encima ¡que ganaran!

Pero lo cierto es que el Frente Amplio ha hecho un trabajo en contacto con la sociedad civil que los partidos tradicionales han descuidado. Baste como ejemplo la campaña ciudadana que levanto el actual alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, que le permitió, contra todos los pronósticos, ganar la alcaldía de la ciudad y renovar la gestión local del municipio. Otros ejemplos se podrían dar en Arica o Santiago con Vlado Mirosevic y Giorgio Jackson respectivamente, y seguramente ocurrirá que ese trabajo se irá ampliando con la nueva bancada frenteamplista y se seguirán ejemplos como el de Jorge Sharp en Valparaíso para desafiar alcaldes incumbentes en 2020.

Va siendo hora que los observadores de la política chilena, los medios de comunicación, las encuestas, la clase política tradicional y hasta los electores que no votamos al Frente Amplio tomemos en serio al Frente Amplio como lo que han llegado a ser: una fuerza política relevante que está ofreciendo a la ciudadanía las alternativas programáticas que los partidos tradicionales no han podido materializar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s